Artículos

20.jul.2010 / 04:58 pm / Haga un comentario

FINES, OBJETIVOS Y TAREAS DE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA

Revolucionarios que no se movilizan no hacen Revolución

Estamos en revolución, esto significa movimiento constante, transformación radical, cambios profundos de las condiciones económicas, políticas, sociales presentes. Revolución significa, al mismo tiempo, creación de algo nuevo, parto de una era distinta, de una sociedad diferente; construcción de nuevas condiciones económicas, políticas y sociales. Por lo tanto Revolución es contrario a estático; si a quienes históricamente nos corresponde hacer la Revolución nos quedamos quietos, sin movimiento, estáticos, no hay Revolución, no habrá transformación; el resultado de ese abortado proceso revolucionario no será más que una mofa de sociedad, un calco mal elaborado de la vieja sociedad.

Fines y objetivos de la Revolución Bolivariana

El fin de nuestra revolución Bolivariana es la instauración de una sociedad socialista. Ello implica nuevas relaciones de los seres humanos con la naturaleza, fundadas en el respeto hacia todos los seres vivos, hacia el agua, los suelos; unas nuevas relaciones en las cuales se comprende al ser humano como parte del cosmos, sin jerarquía, y cuya existencia sólo es posible si existen, al mismo tiempo, los demás seres que habitamos el planeta. Romper ese natural equilibrio significa la destrucción de la especie humana.

Establecer como fin la instauración de una sociedad socialista conlleva, necesaria e indiscutiblemente, la transformación del actual sistema económico y social, cuya base y fin es el capital; por ello se llama capitalista. Todo lo que se hace en esta sociedad va dirigido a la acumulación de capital. Y esto sólo es posible mediante la apropiación, por unos pocos (los ricos, la burguesía), de los medios de producción y de los excedentes socialmente producidos y de la explotación del trabajo de la mayoría de la población: los pobres, el proletariado.

En la sociedad capitalista, mientras los primeros, la burguesía, pueden vivir sin limitación alguna, consumiendo lo que los trabajadores producen, el proletariado se ve obligado a vivir en la miseria, carente de todo bienestar social; reducido a una fábrica de músculos y fuerza de trabajo para las empresas de los capitalistas, a cambio de míseros salarios, con los cuales, a duras penas puede subsistir. Con tales salarios el proletariado ni siquiera puede consumir lo que le lleva tanto esfuerzo produce.

Objetivo estratégico de la Revolución Bolivariana

El objetivo estratégico, es decir, de largo plazo, por tanto, de la Revolución Bolivariana, es la abolición de las bases que sustentan el capitalismo: la propiedad privada de los medios de producción, la apropiación por unos pocos de los excedentes sociales y la explotación del trabajo. Al transformar radicalmente esas bases desaparece el sistema capitalista, las relaciones de producción que privilegian y endiosan al capital por encima del ser humano y todo el andamiaje que lo reproduce. A ese andamiaje lo conocemos como Estado, es decir, toda la estructura de gobierno y demás instituciones (policía, cuerpos de justicia, etc.) creadas por la burguesía para defender y facilitar la reproducción del sistema capitalista.

Al establecerse nuevas relaciones de producción, se producen nuevas ideas sobre cómo debe funcionar la nueva sociedad cuyo centro es la vida en el planeta y las dependencias entre los seres que la habitan. A esas nuevas ideas las llamamos Ideología Socialista para contraponerlas a la Ideología Capitalista. Por lo tanto las tareas implícitas en el objetivo estratégico de la Revolución Bolivariana, no se comprenden en toda su extensión, si no precisamos la tarea urgente de erradicar el ideario capitalista de la conciencia colectiva, del sentir social, del comportamiento humano y, en su lugar, florece el ideario socialista.

El logro del objetivo estratégico lleva implícita, como lo ha sido a través de toda”… la historia de la humanidad”, la lucha de clases, la inevitable confrontación entre la burguesía y el proletariado. Y es necesario que comprendamos que esa confrontación es violenta, como lo ha sido siempre. Bastan, como ejemplos, el golpe de abril, el paro petrolero, los 230 líderes campesinos asesinados, los permanentes saboteos, etc.

Objetivo táctico de la Revolución Bolivariana

Ya definimos que el fin de la Revolución Bolivariana es el Socialismo Bolivariano, que el objetivo estratégico es la abolición de las bases que dan sustento al capitalismo. Toca ahora definir el objetivo táctico, aunque realmente son varios, pero en este papel hablaremos del que consideramos más importante.

El objetivo táctico de la Revolución Bolivariana es el control político de las instituciones que conforman al Estado burgués en esta etapa del proceso revolucionario, al que hemos llamado de transición al socialismo. Si ello no se logra será imposible combatir la ideología burguesa. Sólo pensar, por ejemplo, en que la educación en una Revolución que avanza al socialismo quede en manos de la burguesía, en manos de quienes la reproducen y legitiman en la conciencia de las personas, asegura su derrota ideológica. Y si aunado a ello el sistema de justicia y policial no cambia, sino que sigue sirviendo para la defensa de los intereses de los ricos, no habrá ninguna duda en afirmar que una Revolución así no es una Revolución Socialista.

¿Quién debe asumir el control político?

Pero ¿quién debe asumir el control político de las instituciones del Estado es esta etapa de transición al socialismo? ¡La vanguardia del movimiento revolucionario, los cuadros más claros de los trabajadores, de los campesinos, de los estudiantes, de los intelectuales, de la clase media; los cuadros emergentes en las comunidades, de los consejos comunales, las comunas!.

Los enemigos de la Revolución Bolivariana

Nuestra Revolución Bolivariana tiene enemigos dentro y fuera de las fronteras venezolanas. Fuera de ellas la gran burguesía internacional y el imperio norteamericano; dentro, la burguesía apátrida nacional y los infiltrados en las instituciones del gobierno. Pero también se convierte en enemigo de la Revolución el comportamiento burocrático de muchos de nuestros camaradas que no han podido comprender que su actuación dentro del estado burgués no puede ser para legitimarlo; también son enemigos de la Revolución la corrupción, la impunidad, la falta de estudio de nuestros líderes; la falta de mayor compromiso y asunción de riesgos de gobernadores, alcaldes, diputados, concejales; la débil solidaridad de líderes del gobierno con los humildes, los excluidos que aún existen después de 12 años de revolución; asumir al PSUV como trampolín para alcanzar prebendas personales o grupales; el padrinazgo, la práctica del amiguismo y del nepotismo.

Tareas inmediatas de las revolucionarias y revolucionarios

En el contexto de lo anteriormente señalado, las cuatro tareas más inmediatas que se derivan son las siguientes:

  1. Organizar a las campesinas y los campesinos, a las obreras y los obreros de las empresas, a los y las estudiantes, a las maestras y los maestros, a las médicas y los médicos, a las pequeñas y los pequeños productores libres o asociados, en fin de todo conglomerado humano, que unido por objetivos comunes y comprometidos con el proceso de transformación política latinoamericano, comprenda que no habrá posibilidad de una sociedad más humana sino son abolidas las bases que niegan esa condición.
  2. Construir una sólida vanguardia revolucionaria, que guiada “por grandes sentimientos de amor” y con suficiente claridad del momento histórico y de los riesgos, asuma la conducción de la lucha y haga al pueblo consciente de los fines y objetivos de la revolución.
  3. Construir un programa revolucionario, que sea capaz de movilizar al pueblo organizado en función del fin y objetivos de la Revolución.
  4. Asumir el control político de los órganos de gobierno, para imbuirlos del ideario proletario, comprometerlos con el proceso de su propio desmontaje y con el parte de una nueva institucionalidad, fundada en los principios de democracia real (participación y protagonismo en la construcción del devenir histórico), libertad, justicia, equidad, en fin de los valores propios y esenciales de los seres humanos.
 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Usted debe estar autenticado para emitir un comentario.